Noticias

Alianza “Energía que deja Huella” consolida importantes avances en cuatro comunas de Biobío

marzo 22, 2021

Se trata del trabajo en conjunto entre la empresa Colbún, la Fundación Huella local y los municipios de Santa Bárbara, Quilaco, Antuco y Quilleco. Solo en el último año la iniciativa ha ejecutado 10 proyectos por más de 600 millones de pesos apalancados de fondos públicos regionales y que tiene por sello multiplicar recursos desde la gestión integral, y disminuir así brechas de acceso a inversión de infraestructura comunitaria. 

Un total de 10 proyectos de infraestructura pública y equipamiento de alto impacto social son los que, solo desde marzo de 2020 a la fecha, han sido ejecutados al alero de la alianza “Energía que deja Huella”, integrada por la empresa Colbún, la Fundación Huella Local, municipios y vecinos de las comunas de Santa Bárbara, Antuco, Quilaco y Quilleco. 

La iniciativa, que reúne esfuerzos públicos y privados, opera desde 2017 y a la fecha ha permitido apalancar recursos estatales por un total de $2.378.191.338 para materializar un total de 32 proyectos de infraestructura.

A pesar del desafío que significó la situación de pandemia, especialmente en el traslado a terreno de los equipos profesionales, el trabajo mancomunado entre las instituciones ha logrado desarrollar un conjunto de proyectos que se encuentran en distintas fases de ejecución. 

“Ha sido muy desafiante poder darle continuidad a la cartera de proyectos, pero el compromiso de todos los involucrados ha permitido avanzar y seguir sumando infraestructura para las comunas, y con ello mejorar la calidad de vida para vecinas y vecinos” explica Julián Perret, director regional de Asuntos Públicos de Colbún en Biobío.
Obras que mejoran calidad de vida   

Entre las obras ejecutadas en el último tiempo, destacan en Santa Bárbara la finalización de tres proyectos de pavimentación de calzadas y veredas en la zona urbana, la entrega de la Plaza Activa 4 de Julio con infraestructura para la práctica deportiva; y la construcción de las sedes comunitarias Alto la Paz, 11 de Septiembre y La Peña.

Mientras tanto, en la comuna de Quilaco se realizó una ampliación en la sede social Club Adulto Mayor San Sebastián y se adquirió una máquina retroexcavadora para labores del municipio. 

En Antuco, por su parte, se desarrollaron varios proyectos de pavimentación, gracias a los cuales la comuna cuenta con casi el 100% de las calles de la zona urbana pavimentadas.

Por último, en Quilleco se aprobaron fondos para la ejecución de obras en la Plaza Villa Mercedes; se trabaja además en el diseño del mejoramiento del estadio local y de las Avenidas Diego Portales y O´Higgins. 

Lo anterior corresponde solo a proyectos de los últimos 12 meses, parte de una diversa cartera de avances en infraestructura comunitaria en la que se trabaja desde el año 2017 y que es valorada por los propios vecinos.

Así lo reconoce Sara Sandoval, presidenta del Comité de Adelanto Alto Los Aromos en el sector rural de Santa Bárbara: “Esta alianza nos permitió contar con la planimetría del sistema de Agua Potable Rural (APR) para las 20 familias que vivimos acá. Los costos de hacer esto de manera particular eran muy altos y no los podíamos asumir nosotros. Acudimos al municipio, que nos puso en contacto con Alfonso de Huella Local, ingeniero que nos visitó varias veces y elaboró los planos que eran necesarios para avanzar. En abril esperamos iniciar finalmente la construcción de nuestro APR”. 

Círculo virtuoso: Invertir en gestión

El esquema de esta alianza funciona así. La empresa Colbún es la que financia la etapa de diseño de los proyectos y/o estudios necesarios.  Esto último, está a cargo de los equipos de los municipios (-oficinas de Secretaría Comunal de Planificación (Secplan) y de Fundación Huella Local, cuyos profesionales prestan el asesoramiento técnico acompañando también la realización de actividades participativas junto a la comunidad.

Luego se da paso a la postulación, licitación y consecución de recursos estatales por parte del gobierno local para la ejecución. Entre los fondos adjudicados destacan los provenientes de la Subsecretaría de Desarrollo Regional, del Gobierno Regional del Biobío, y del Ministerio de Vivienda y Urbanismo.

Este trabajo conjunto con actores públicos, privados y la comunidad ha sido clave a la hora de alcanzar los objetivos.

Así lo considera Julio Olivero, ex dirigente de la JJ. VV. La Higuera y actual tesorero del Club de Adulto Mayor San Sebastián de Quilaco, entidad que amplió su sede social gracias a esta alianza.  “Ahora contamos con dos nuevas salas; una que usaremos para realizar talleres y otra para acoger a la Unión Comunal de Adultos Mayores. Ya las inauguramos y realizamos nuestra primera reunión con todos los cuidados sanitarios”, señala.

Olivero enfatiza que la forma de trabajo conjunto es la adecuada: “Tiene que ser así, pues uno como organización tiene que estar siempre trabajando unido, porque hay trámites que uno no puede hacer solo y cuando varios actores se unen por la comunidad se consiguen las cosas”.

El trabajo realizado y los impactos reales de estas obras comprometen aún más a la empresa con este programa, tal como indica Julian Perret, de Colbún, “Estamos muy comprometidos con esta alianza que permite un verdadero círculo virtuoso, al unir esfuerzos de todos los sectores y transformarlos en beneficios concretos para las comunidades de la Provincia de Biobío, sobre todo en temas que nacen de una genuina necesidad e interés de ellos mismos”.

En tanto, Boris Muñoz, Coordinador Zona Sur de Huella Local, añadió que” el trabajo que estamos haciendo en estas comunas es súper trascendente, pues normalmente los fondos públicos quedan en las capitales regionales o provinciales y no se distribuyen equitativamente en los territorios. Con nuestro apoyo y el de la empresa, logramos que estos municipios postulen y accedan a esos recursos estatales, con lo que de cada peso que aporta la empresa, se multiplica por 10 a la comunidad”.

El impacto del modelo que se implementa en ”Energía que deja Huella“ fue reconocido por el Premio Aporte Urbano 2020, instancia donde fue finalista en la categoría de mejor proyecto de Innovación Social Urbana.

EL PROGRAMA EN CIFRAS

  • Desde 2017 a la fecha se han desarrollado 32 proyectos en las 4 comunas.
  • Los estatales apalancados, desde que partió la alianza, superan los 2.000 millones de pesos.