Noticias

Bernardo Larraín lidera Comité de Reputación Corporativa en Icare

marzo 3, 2011

Les presentamos la entrevista que publicó Economía y Negocios del Mercurio este domingo 23 de enero, en la que Bernardo Larraín, Gerente General de Colbún, se refiere a su nueva tarea liderando el Comité de Reputación Corporativa de Icare.

Bernardo Larraín y su nueva tarea: cómo mejorar la percepción de las empresas

Desde enero lidera un nuevo comité en Icare que busca estrechar la distancia entre la empresa y la sociedad. Un paso importante, adelanta, es tender puentes con nuevas audiencias, como universitarios y jóvenes políticos.

De acuerdo a la última encuesta CEP, sólo el 33% de las personas está de acuerdo en que la empresa privada es la mejor forma de resolver los problemas económicos de Chile, una baja de 20 puntos respecto de la percepción que había en 2000.

En el caso del medioambiente, la respuesta más frecuente cuando se consulta por la mejor forma de lograr que las empresas lo protejan es la imposición de multas.

Un resultado que “denota desconfianza en algunos segmentos de la ciudadanía y la sociedad civil”, dice Bernardo Larraín Matte, gerente general de la eléctrica Colbún,y miembro del grupo Matte, que también controla Empresas CMPC y Banco Bice, entre otros negocios. “Si existiera mayor comprensión, creo que la respuesta a estas preguntas sería mejor. Existe una distancia entre la empresa y ciertos segmentos de la sociedad civil”.

Recogiendo el guante, desde enero que el empresario tomó el bastón para liderar un nuevo proyecto al amparo de Icare: un Comité de Reputación Corporativa. El proyecto surgió en 2009 por iniciativa de Jorge Awad.

¿Por qué? “Creo que falta difusión de la labor de la empresa privada, generar puentes, y un mayor vínculo con otras audiencias”, responde Larraín Matte. Los “puentes”, explicita, deberían tenderse a universitarios, centros de alumnos, federaciones, y nuevas generaciones de políticos.

Agrega que se trata de un tema que le preocupa. “Creo que hay ciertos indicadores que deben ser motivo de preocupación. La empresa privada es un pilar del modelo de desarrollo de Chile. Una mala percepción de ella, lo hace más frágil. Es importante que las empresas se acerquen más a otras audiencias: universitarias y políticas”, enfatiza.

En el comité lo acompañan pesos pesados: Carlos Eugenio Lavín (Penta), Francisco Pérez Mackenna (Quiñenco), Ramón Jara (Antofagasta Minerals), o intelectuales y del mundo académico como Lucía Santa Cruz, entre una treintena de integrantes. Su trabajo seguirá siendo aún “puertas adentro”, generando estudios y analizando benchmark internacionales.

“Si en las mismas encuestas se ve que la ciudadanía valora mérito, esfuerzo, emprendimiento e innovación, ¿por qué no se los vincula con la empresa privada?”, se pregunta Bernardo Larraín.

Grupos de interés

En los fundamentos del comité están las nuevas demandas a la empresa, que vienen ya no sólo de los accionistas, sino de otros grupos de interés (consumidores, sociedad civil, grupos ciudadanos, ONGs).

“Hoy estas demandas están en el alma de la estrategia de cualquier compañía que tiene que interactuar con estos grupos de interés. En nuestro sector, por ejemplo, ha habido una evolución muy fuerte. El eléctrico es un sector que innegablemente tiene mucha relación con diversos grupos. Y creo que estas demandas se han puesto en el primerísimo lugar de la estrategia de las compañías”, dice Larraín.

Sin ir más lejos, en Hidroaysén, por ejemplo, hacerse cargo incrementa costos

“Por supuesto que la consecuencia es una mayor cantidad de recursos que se destinan a estas materias. Pero más que los recursos lo importante es la creación de valor para la comunidad y la compañía. Cuando se construye una central, está el componente de mitigaciones ambientales y sociales, y es innegable que es mayor que hace 10 años (…) Puede implicar que el producto final sea más caro, pero es una demanda del mundo actual. Además es una inversión rentable social y económicamente. Se toma así, no como gasto sino como inversión, y dice relación con la sustentabilidad de largo plazo de la compañía. Es lo que corresponde hacer”.

¿Cómo se manejan las demandas desmedidas de la comunidad y de grupos extranjeros que pueden venir? ¿Ayudaría una mayor certeza jurídica?

“Efectivamente una cosa que es difícil de manejar son las expectativas que se generan respecto de lo que puede satisfacer una empresa que llega a un lugar a construir un proyecto.

Lo que no puede ocurrir es que se produzcan intervenciones de personas que no tienen un interés legítimo, ajenas a la realidad local y ambiental. Los interesados dan una visión constructiva. Cuando intervienen actores con una agenda de ‘aquí no se hace el proyecto’, sólo tienen una visión obstructiva, en beneficio de no sé qué intereses. Eso es lo que se debe evitar”.

Recuadro:

Sus definiciones: HidroAysén, energía nuclear, recambio generacional

Rol de las ONG

“Yo no soy quién para decir qué ONG tiene una visión constructiva y cuál, una obstructiva. Es importante la transparencia, que todos sepamos quién está detrás de las ONG y saber de dónde viene su financiamiento. En una empresa privada, todo el mundo sabe quiénes son sus accionistas, su administración, de dónde viene su financiamiento, y hay estados financieros públicos. Es completamente transparente. Un tema muy relevante es la transparencia de las ONG”.

Nueva campaña de HidroAysén

“Propositiva y positiva. Habla de que ninguna fuente por sí sola es suficiente para satisfacer la demanda energética. Y habla de que Chile tiene agua y que le queda mucho por desarrollar su potencial hidroeléctrico. Si el país pretende duplicar su ingreso per cápita en 10 años, es difícil pensar que la demanda de energía no va a estar. Y si va a estar, bueno, cuáles son las fuentes energéticas que la van a suplir, con qué impacto y a qué costo”.

Energía nuclear

“Es deseable que Chile esté preparado para optar por la opción nuclear cuando se requiera, pero creo que antes de esta opción Chile tiene un gran potencial de energías renovables, de las cuales la hidroeléctrica tiene un desarrollo tecnológico probado y es competitiva. Y tenemos además el sol del norte, los vientos, la geotermia. La opción nuclear es muy válida, y Chile está dando los pasos necesarios. Pero sigo insistiendo en que hay fuentes locales que hoy día se pueden desarrollar en forma competitiva para abastecer la matriz los próximos 10 a 15 años”.

Escenario eléctrico

“Hay ciertos cuellos de botella en los sistemas de transmisión. Están los proyectos para ser solucionados, el desafío es que se ejecuten en tiempo y forma, lo que se arriesga -entre otras cosas- por la obtención de las servidumbres de paso, que están expuestas a mucha judicialización”.

Recambio generacional en CMPC

“Estoy dedicado ciento por ciento a Colbún. No tengo otro rol. El rol ejecutivo es muy desafiante y consumidor de tiempo. Ese es mi desafío”.

Institucionalidad medioambiental

“Lo que el privado demanda es que haya claridad y tiempo cierto de tramitación. Si la exigencia es A o Z, es una definición del país. Lo que pedimos es que cualquiera sea la exigencia, sea ampliamente conocida. Sería interesante en un país como Chile, donde hay un gran potencial hidroeléctrico, tener criterios para evaluar ambientalmente proyectos hidroeléctricos que sean lo más estandarizados posible. Y que no se dé la situación que, dependiendo de la región donde uno tramita un proyecto, haya distintos criterios. Es interesante comparar la tramitación ambiental de una central térmica con una hidroeléctrica. La térmica tiene parámetros objetivos -nivel de emisiones, de partículas y gases-, versus el hidroeléctrico, que tiene muchos más elementos subjetivos: el impacto del proyecto en el paisaje, hasta sobre el turismo. Debiera tender a objetivarse”.

Estudios y negocios familiares

Bernardo Larraín Matte -hijo de Patricia Matte- es ingeniero comercial de la Universidad Católica, promoción 1989.

Luego de su paso por la gerencia de estudios de Enersis, partió a Inglaterra, a un máster en finanzas en la London School of Economics, y luego trabajó en el Banco Rothschild. Volvió al país y se involucró en los negocios de la familia: Holding Minera Valparaíso, Puerto Lirquén, Volcán, entre otros. Después de otro máster en Standford, regresó en 2005 y trabajó en la fusión de la hidroeléctrica Guardia Vieja y Colbún, lo que derivó en su arribo a la gerencia de esta última.

COMPARTIR

TEMAS