Noticias

Colbún aporta bonos para neutralizar emisiones de vuelo de Antonov 225 a Chile

noviembre 17, 2016

El avión Antonov 225 Mriya, fue contratado por Colbún para transportar desde Sao Paulo a Santiago el transformador para una de sus centrales.

La empresa compensó las emisiones del avión asociadas a este trayecto. Esta acción se suma a otras iniciativas de neutralización lideradas por Colbún en distintas zonas de Chile

El avión comercial más grande del mundo, el Antonov 225 Mriya, aterrizó en Santiago en la madrugada del miércoles contratado por Colbún para transportar un transformador fabricado en Brasil. Los alrededor de 2,600 kilómetros recorridos por el Antonov desde Sao Paulo a Santiago conllevaron la emisión de gases de efecto invernadero, los cuales fueron neutralizados por Colbún.

Para compensar estas emisiones al medioambiente existen certificados de reducción de emisiones de CO2 o bonos de carbono, los que pueden ser generados, entre otros, por proyectos de energía renovable. Colbún cuenta con cuatro centrales hidroeléctricas certificadas por las Naciones Unidas para emitir estos bonos de carbono. En este caso, la Central Hornitos, ubicada en la Región de Valparaíso, aportó los bonos necesarios para compensar las emisiones del Antonov.

Esta neutralización forma parte de un proyecto macro de Colbún, a partir del cual se han neutralizado distintas iniciativas, entre las que cuentan tres relevantes rutas turístico-gastronómicas del país:

  • Puerto Varas Sustentable: neutralización de las emisiones de 24 establecimientos turísticos, en alianza con Informatur y Greenticket.
  • Ruta Lastarria-Bellas Artes CO2 neutral: En alianza con Cordesan y Greenticket, se desarrolló la primera ruta gastronómica – cultural CO2 neutral, con 23 establecimientos participantes.
  • Isla de Pascua: en asociación con la Cámara de Turismo local se compensaron las emisiones de 37 establecimientos hoteleros. Además se realizaron “talleres de huella de carbono”.

Adicionalmente, Colbún hace 5 años neutraliza las emisiones de sus oficinas centrales, lo que incluye a su vez todos los viajes aéreos y terrestres corporativos.

Juan Pablo Schaeffer, Gerente de la División de Desarrollo Sustentable de Colbún, destacó: “Compensar las emisiones del avión Antonov se enmarca en una mirada integrada de nuestra gestión, donde buscamos ir creando una conciencia sustentable y contribuir al cuidado del medio ambiente”.

Los planes para el futuro continúan en esta línea. En conjunto, las cuatro centrales de Colbún acreditadas ante el Mecanismo de Desarrollo Limpio de las Naciones Unidas –Chacabuquito, Hornitos, Quilleco y San Clemente- generan una reducción de emisiones estimada de más de 570 mil toneladas de CO2 al año, equivalente a retirar del parque automotriz a más de 140 mil vehículos por un año. Adicionalmente, Chacabuquito y Quilleco fueron recertificadas recientemente y ya se proyectan nuevas iniciativas.

COMPARTIR