Noticias

Colbún finaliza Programa de Huertos Familiares 2017 para vecinos de Ruta Internacional

enero 12, 2018

Iniciativa impulsada por la empresa generadora, a través de su Complejo Aconcagua, contó con el apoyo de Fundación La Semilla y Pipartner Group.

Con un total de 29 vecinos capacitados para generar y mantener sus propios huertos orgánicos, la empresa Colbún, a través de su Complejo Hidroeléctrico Aconcagua, finalizó su Programa de Huertos Familiares 2017 en la Ruta Internacional, cierre que se llevó a cabo con una “Fiesta de la Cosecha” en la sede de la Junta de Vecinos del sector de Las Vizcachas.

En sus dos versiones, han sido 60 los participantes de la zona que han aprendido a desarrollar cultivos sustentables, con el objetivo de cosechar productos que permitan mejorar su calidad de vida, teniendo la posibilidad de autoconsumo o de negocio a través de su venta.

El programa 2017, que contó con el apoyo de Fundación La Semilla y Pipartnert Group, comenzó en agosto con talleres teórico-prácticos, oportunidad en que se enseñó de manera práctica a los vecinos sobre los principios básicos para la construcción y mantención de un huerto orgánico. Posteriormente, se realizó la etapa de instalación de dos platabandas por hogar, además de la entrega de insumos, con la finalidad que las familias pudieran comenzar su propio huerto.

En tanto, durante los meses previos a la cosecha, se realizaron visitas en terreno por parte de personal especializado, de modo de conocer los avances de cada participante y orientar en aquellos casos que necesitaban perfeccionar alguna de las técnicas de cultivo.

Para dar por finalizado el programa se llevó a cabo una “Fiesta de la Cosecha”, la que consideró un taller orientado a conocer la experiencia de cada una de los vecinos participantes y un curso de cocina orgánica, donde se aprendió cómo preparar las cosechas de manera más saludable, para luego dar paso a una degustación y almuerzo comunitario.

Mauricio Orellana, Subgerente del Complejo Hidroeléctrico Aconcagua de Colbún, destacó los alcances de la iniciativa en la Ruta Internacional. “Es un programa que definitivamente agrega valor a sus participantes, porque hoy día tienen la ventaja de que, gracias a los productos que sacan de sus cultivos, no tienen la necesidad de comprarlos en otra parte. Pueden venderlos y generar un micronegocio. Eso nos alegra muchísimo, ya que que es una muy buena forma de relacionarnos y colaborar con la comunidad en la cual somos partícipes”, indicó.

Por su parte, Miriam Vergara, vecina del sector de Riecillo y participante del programa, señaló que “me sorprendí bastante, aprendí mucho y lo puse en práctica. Todo lo producido en mi hogar es fresco y sano para mi familia. Es un ahorro importante en mi casa, porque constantemente tengo que ir a la feria. Ahora saco los productos de mi casa. Con esto, más adelante tengo pensada una microempresa de mermeladas a partir de las verduras cosechadas”.

Asimismo, Constanza Arancibia, del sector de Río Blanco, manifestó que “me fascinó trabajar con la tierra. Le ha servido a toda mi familia, más a mi papá que hace poco tuvo un infarto y le ha servido de terapia. Me ayuda a regar, está constantemente ahí conmigo y revisa la cosecha”.

Experiencia destacada

Durante la jornada de cierre también se presentó y destacó la experiencia de las vecinas Maricel Herrera y Luisa Contreras, quienes participaron en la primera versión del Programa de Huertos Familiares y que el año pasado apoyaron como monitoras a los nuevos alumnos, las que desarrollaron el emprendimiento “Dulce Sabor”.

El proyecto es de comida gourmet a domicilio para eventos y actividades, y parte de sus insumos son obtenidos de las cosechas obtenidas en sus huertos orgánicos. “Al formar parte del programa me di cuenta de que además de ser una oportunidad para mí y mi familia, también podía sacar provecho económico de los huertos. Así se nos ocurrió la idea de hacer carritos de comida usando los productos que sacamos de nuestra cosecha. Empezamos ofreciéndoselos a los amigos y familiares en primera instancia y luego, sin pensarlo, esto comenzó a crecer. En este momento, tenemos una empresa con alrededor de diez personas trabajando con nosotros”, sostuvo.