• Español

Noticias

Con apoyo público y privado, emprendedores de Biobío buscan reactivación

junio 24, 2020

 

Fondos como el “Reactívate Sercotec” y el apoyo técnico del Centro de Emprendimiento Colbún (CEC) de Santa Bárbara, son algunas de las alternativas a las que dueños de pequeños y medianos negocios han recurrido para hacer frente a la actual crisis derivada del coronavirus.

Gregorio Arriagada es uno de los emprendedores del Biobío que ha sido muy afectado desde el 2019 con la crisis social y ahora este 2020 además con la pandemia del Covid-19. Sus ventas e ingresos disminuyeron considerablemente peligrando su fuente de ingreso familiar que tanto ama, la apicultura, a través de su negocio “Miel Rayén Mawida”.

Pero Gregorio tiene ese gen del emprendedor que se levanta una y otra vez. Por esto recurrió a la asistencia del Centro de Emprendimiento Colbún (CEC) de Santa Bárbara, donde se ha capacitado hace varios años. Esta vez, gracias al apoyo de sus profesionales, se decidió a postular este 2020 a fondos públicos como el “Reactívate Sercotec”.  Asegura que primero quedó en lista de espera, y luego lo llamaron para contarle de la adjudicación. “La verdad es que hemos tenido un año súper complicado. Este proyecto me da una inyección muy positiva, porque son recursos que no tenía y me puedo proyectar esperando que este año mejore”, señala.

En su caso, utilizó los recursos para adquirir insumos para aumentar su producción, como cera, azúcar, materiales básicos, medicamentos para la abejas y algo de tecnología. Su foco es multiplicar su producción para la temporada que inicia en septiembre, aspirando a vender 3 o 4 mil kilos. Gregorio vende habitualmente su miel  por kilo y en potes gourmet de 250 gramos. A quienes deseen comprar sus productos, pueden ubicarlo en su Instagram “Rayén Mawida” o al correo electrónico gregorioarriagada@gmail.com . Además, el CEC creó el portal www.gentedulce.cl que agrupa a varios emprendedores para ventas online, donde también está presente Gregorio.

Apoyo durante la crisis.

Además de “Miel Rayén Mahuida”, también el Spa Küme Monguén y la cafetería Dulce Rincón pudieron adjudicarse este fondo de emergencia “Reactívate Sercotec”, que asciende a la suma de $3 millones y que busca ayudar a precisamente a reactivar la microeconomía, sin solicitar co-financiamiento.

“La idea de postular a estos proyectos es importante para la comuna y las pymes, porque han sido muy afectadas en este tiempo. Estos fondos permiten que puedan reactivarse, reinventarse y aspirar a estabilizarse económicamente”, explica María José Sarmiento, Encargada de Incubación del CEC Santa Bárbara. 

Los recursos pueden destinarse a pago de sueldos, reconversión o compra de insumos. En el caso del Spa, éste apostó por comprar activos que le permiten reinventar su actividad a la fabricación y venta de jabones, producto que ya se vendía parcialmente en el servicio. Los otros, en tanto, apostaron por invertir en insumos y activos fijos.

Reactivación responsable

Coprocamp y Organización Campesina Mi Huerto son ferias libres e itinerantes de Santa Bárbara.  Actualmente, y debido al distanciamiento social, no han podido funcionar como de costumbre.  Sus integrantes han intentado abastecer a sus clientes con entregas a domicilio y otros, pero las ventas también han bajado.  Estas 2 organizaciones también quisieron hacer frente a la pandemia y por eso postularon a fondos públicos. Con el apoyo también del CEC, ambos se adjudicaron recientemente ‘kits de emergencia’, también provenientes de Sercotec.

Se trata de dos lavamanos portátiles, 800 mascarillas y 500 pares de guantes, entre otros implementos. Con esto, podrán retomar su ventas pero reforzando sus protocolos de sanitización, protegiéndose a sí mismos y también a sus clientes.

María Angélica Poblete lidera la Organización Campesina Mi Huerto, que funciona hace 3 años, principalmente en la Plaza de Armas y Parque Estación de la comuna de Santa Bárbara. Mi Huerto agrupa a 13 productores de hortalizas. Señala que están “muy contentos, porque con esto se nos abre la posibilidad de volver a trabajar. Es una ventanita”. Agrega que “ha sido muy difícil, para algunos más que otros. Habemos algunos que estamos activos y tenemos producción, y nos vienen a comprar a nuestras casas o encargos a domicilio. Pero no todos tienen esa posibilidad”. Adelanta que ahora que recibieron el están organizando una reunión virtual con las dos ferias, para coordinar una vuelta al trabajo.

En estos casos, el equipo profesional del CEC también asistió a ambos negocios en la formalización de la adjudicación, asistencia en el proceso de compra y recepción de insumos.