Noticias

Gracias a convenio entre el Servicio de Salud Concepción y Colbún, el Hospital de Coronel ya cuenta con nueva Central Térmica

enero 10, 2013

Luego de un mes de pruebas de confiabilidad el nuevo sistema, que utiliza petróleo y gas como combustibles, entró en operaciones. Autoridades regionales de Gobierno y de Colbún le dieron el vamos oficial.

Gracias a una alianza público – privada entre el Servicio de Salud Concepción y la empresa Colbún, el Hospital San José de Coronel ya con una nueva central térmica, dejando en el pasado las antiguas calderas a carbón de piedra que utilizaba el establecimiento hospitalario.

El proyecto obedece a la obsolescencia del antiguo sistema de calefacción del hospital y a los severos daños que les provocó el terremoto de 2010, a lo que se suma el Plan de Compensación Medioambiental de la empresa Colbún, propietaria de la Central Termoeléctrica Santa María, que opera en las cercanías del recinto médico.
En 60 metros cuadrados se instalaron dos modernas calderas térmicas que operan con diésel y gas, con estanques para 7 mil 500 litros y 5 mil kilos respectivamente, permitiendo una autonomía del sistema de hasta tres semanas en verano y dos en invierno sin reabastecerlo.

Esta reconversión energética deja en el pasado el uso de carbón de piedra como material combustible, poniendo al Hospital San José en línea con la mayoría de los hospitales del país, que operan con carburantes fósiles cuyo suministro reduce considerablemente las emisiones de material particulado (MP).

Los índices de emisión por MP que registraba el recinto por el uso del carbón bordeaban las 27 toneladas por año. Con el nuevo sistema dual (diésel/gas) se reducen a 0,2 las toneladas en el mismo período,es decir, bajan en un 99,2 %, extinguiendo para siempre la oscura y densa humareda que arrojaba la chimenea del hospital, visible desde toda la comuna.

Trabajo mancomunado

La ceremonia de inauguración contó con la presencia de altos ejecutivos de Colbún, autoridades de Gobierno, directivos del Servicio de Salud Concepción, representantes de organizaciones sociales, comunitarias y gremiales, además de funcionarios del sector salud.

Carlos Vera, director del Servicio de Salud Concepción, expresó que esta alianza entre ambos organismos beneficia directamente a la comunidad de Coronel y a los usuarios del hospital local. “Esta era una demanda muy sentida por parte de la comunidad, nuestro establecimiento de salud era un ente contaminante en la comuna y hoy eso ha quedado en el pasado. Además junto con las nuevas calderas, en el corto plazo y gracias a esta alianza, renovaremos además todo el sistema de calefacción”, puntualizó el directivo.

Vera además adelantó que gracias al proyecto de compensación de Colbún también en el Hospital de Lota se contará con calderas de similares características a las recién inauguradas en Coronel.

La Seremi de Medio Ambiente, Marianne Hermanns, detalló que este hito representa la manera de permitir desarrollo económico de la Región y evitar más emisiones. “En zona de latencia la idea es compensar el 100% de lo que se emite, como lo está haciendo en este caso Colbún, y en zonas saturadas un poco más. Así permitimos avances en materia económica pero disminuyendo la contaminación”.

Por su parte, Ignacio Cruz, gerente general de la empresa Colbún, manifestó su conformidad con la iniciativa. “Estamos muy contentos porque más allá de cumplir con un compromiso de nuestra RCA (Resolución de Calificación Ambiental) estamos contribuyendo a suplir necesidades reales de la comunidad donde estamos insertos. Creemos profundamente en el trabajo mancomunado y esto es una prueba que cuando hay confianza, disposición y una visión sustentable se pueden concretar importantes proyectos en beneficio de la comunidad”, enfatizó el gerente general.

La habilitación del sistema demoró seis meses e incluyó la capacitación de los cuatro auxiliares operadores de calderas de la vieja chimenea. Juan Arias, uno de ellos, afirmó que tanto para él como para sus compañeros este recambio significó un salto del cielo a la tierra. “Ahora es todo automatizado. Ya no tendremos que hacer fuerza con la pala echándole carbón a las chimeneas ni respirar el polvo del carbón, sólo tenemos que monitorear los instrumentos y ver que no falte gas ni petróleo para que el sistema funcione”, sostuvo el funcionario.

COMPARTIR