Noticias

Las Prioridades Energéticas del Grupo Matte

junio 22, 2015

La generadora tiene contemplada una diversificada cartera de proyectos a diez años que considera unos 1.000 MW de capacidad instalada.

Con el ingreso del Estudio de Impacto Ambiental (EIA) de las adecuaciones del proyecto San Pedro al Servicio de Evaluación Ambiental de la región de Los Ríos, iniciativa que permanecía detenida desde 2011, la generadora del grupo Marte dio el vamos a la cartera de proyectos que sumaría más de 1.000 MW de capacidad instalada en los próximos 10 años a los cerca de 3.280 MW que ya opera Colbún en el SIC.

Thomas Keller, el gerente general de la segunda eléctrica más grande de Chile en capacidad instalada, tras Endesa (4.535 MW), según el último informe de la CNE, sostuvo respecto a la central hidroeléctrica San Pedro (160 MW) cuya inversión asciende a U$S650 millones. s se ubica en las cercanias-de Valdivia, que el proyecto “genera energía segura, limpia, renovable y a un costo muy competitivo que es uno de los grandes desafíos que tiene este país para poder retomar las tasas de crecimiento a las cuales estábamos acostumbrados en Chile”.

El proyecto incluye la construcción de la línea de transmisión San Pedro – Ciruelos que va a permitir evacuar la energía de la central al SIC. Con todo esto. Keller adelantó que en la generadora estiman que la central comenzaría a operar mas allá del 2020.

En construcción se encuentra la central hidroeléctrica de pasada La Mina (34 MW ), que contempla una inversión de US$130 millones y se ubica en la región del Maule. La energía se inyectará en 220 kV al SIC, en la subestación Ancoa,a través de la línea de alta tensión Los Cóndores de Endesa. Se espera que el proyecto entre en operación comercial a inicios del año 2017.

Más adelante. si hay decisión favorable por parte del directorio,se daría el vamos a la segunda unidad del complejo termoeléctrico a carbón Santa María (350 MW), iniciativa que contempla una inversión del orden de los US$800 millones. y se ubica en Coronel, región del Biobío. muy cerca de la central termoeléctrica Bocamina de Endesa. Actualmente, Colbún cuenta con el permiso ambiental aprobado para desarrollar el proyecto, sin embargo la negativa experiencia del complejo vecino ha puesto en duda su puesta en marcha. A pesar de ello, Colbún sigue analizando las dimensiones sociales, económicas y comerciales del proyecto, para definir oportunamente el inicio de su construcción.

Paralelamente, la generadora del grupo Matte está apostando al negocio de las Energías Renovables No Convencionales (ERNC), donde la firma tiene previsto sumar unos 300 MW en este tipo de iniciativas. La compañía opera 12 centrales hidroeléctricas de pasada y dos de ellas, de menos de 20 MW, califican como proyectos ERNC según la nueva legislación.

A ello hay que sumarle el proyecto eólico Punta Palmeras (45 MW), ubicado en Canela, región de Coquimbo, iniciativa que comenzó a operar en noviembre de 2014. Asimismo, a mediados de mayo, Colbún adquirió el proyecto mini-hidro Las Mercedes (3,5 MW), ubicado en Curacaví, región Metropolitana, en poco más de US$1.9 millones. En ese sentido. Thomas Keller señaló que “el futuro de la matriz energética chilena y de Colbún pasa por contar con una bien diversificada y nuestra estrategia de crecimiento es consistente con esa mirada”.

En cuanto a seguir aumentando la participación de la generadora en el mercado, el ejecutivo aclaró que “nosotros estamos preocupados de hacer buenos proyectos, no tenemos ninguna ambición de tener un participación de mercado específica, más bien estamos interesados en concretar los buenos proyectos que tenemos en carpeta”.

Otros proyectos

Sin embargo, el portfolio de proyectos de Colbún no finaliza ahí. Una de las iniciativas que espera el visto bueno del directorio es la central Guaiquivilo Melado (420 MW), un complejo de cinco centrales de pasada, y dos unidades mini-hidro en el río Maule, similar a Alto Maipo y que tendría un costo de unos US$1.000 millones.

Keller explicó que la central “forma parte de los 500 MW que tenemos en derechos de agua en distintas partes y que forman parte de nuestro portfolio de proyectos. Está en una etapa de prefactibilidad y es muy improbable que ese activo pueda estar operando en los próximos cinco o seis a siete años”.

También se incluyen en esta carpeta las centrales hidroeléctricas de pasada Los Cuartos (88 MW) en el Maule y La Campana (30 MW) en el Biobío.

Con respecto a HidroAysén (49% de la propiedad, incluye cinco centrales con una capacidad instalada de 2.750 MW) el gerente general de la eléctrica afirmó que Colbún aún considera a la iniciativa en su portfolio. “Hay un proceso legal en curso en el cual HidroAysén está defendiendo la RCA que obtuvo en su oportunidad y fue rechazada por el Consejo de Ministros en 2014. Estamos a la espera de esa resolución y estamos muy optimistas de que eventualmente ese proyecto pueda materializarse porque es un buen proyecto para Colbún, para generación, v también, lo más importante, para Chile”.

Internacionalización

La generadora ha manifestado en reiteradas ocasiones su interés en activos en Colombia y Perú. Sobre el país vecino Keller ha dicho que “tiene ciertas condiciones que son atractivas para nosotros. El marco económico en general, y el marco regulatorio del sector eléctrico en Perú también nos resulta cómodo porque es muy familiar, es muy similar al chileno”. Respecto a la fallida licitación del complejo de centrales hidroeléctricas Isagen, controlada por el Estado colombiano, Keller señaló que “no tenemos información de cuándo se va a retomar o si se va retomar el proceso de privatización, pero por de pronto estamos muy atentos a los desarrollos en esa materia y vamos a tomar nuestra decisión en función de cómo se resuelve esa situación en particular en Colombia”.

COMPARTIR