El impacto de la electromovilidad en el sistema eléctrico

La movilidad eléctrica ya suma cerca de 300 vehículos eléctricos en circulación y requeriría una nueva demanda de 4.0 TWh, lo que representaría un incremento del 4% en la demanda esperada para el 2030. Por Juan Salinas, Gerente Comercial, División Negocios y Gestión de Energía de Colbún
El Ministerio de Energía se propuso en la Ruta Energética 2018-2022 aumentar 10 veces su número de vehículos eléctricos en cuatro años.

En Chile, el sector transporte representa un 28,9% del total de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI), correspondiendo un 88% de esa cifra al terrestre. El compromiso adoptado en el Acuerdo de París  (reducir en un 30% la intensidad de sus emisiones al 2030) significa que esta industria no está ajena a la transformación de su modelo de negocio al tener que incorporar tecnología de movilidad eléctrica para alcanzar el objetivo trazado. Esto, a su vez, significa una oportunidad para el sector energía, que debe absorber este crecimiento de la demanda eléctrica, como también asumir desafíos técnico-operacionales.

Actualmente, ya circulan cerca de 300 autos en el país y el Ministerio de Energía se propuso en la Ruta Energética 2018-2022 aumentar 10 veces su número en cuatro años. La reducción de costos que conllevan, sus bondades ecológicas y sostenibles, y las acciones que está impulsando el Estado por el mencionado Acuerdo de París son algunas de las razones que explican su llegada.

Considerando lo anterior, ¿cuáles son los potenciales efectos que la electromovilidad tendrá sobre el sector energía y la operación de los sistemas eléctricos?

Escenario atractivo

Los vehículos eléctricos (al menos los particulares) tienen un consumo de batería de unos 18 kWh/100km y el rendimiento del proceso de carga de las baterías es de un 90%, por lo cual el requerimiento de energía eléctrica es de 20 kWh/100km.

Si consideramos que un automóvil tiene un recorrido anual de unos 15,000 km/año, el consumo promedio de energía anual de un auto será de 3 MWh. El efecto en el crecimiento de la demanda dependerá de la cantidad de vehículos que se incorporen al mercado.

Si asumimos un parque automotor al 2030 de quinientos mil vehículos eléctricos se requeriría una energía anual de 1.5 TWh año. Esto, sumado a la transformación que debiera registrarse en el sistema de transporte público y privado permitiría alcanzar una nueva demanda de 4.0 TWh, lo que representaría un incremento de 4% en la demanda esperada para el 2030.

Recargas de baterías

Existen tres modalidades para cargar las baterías eléctricas: lenta, acelerada y rápida. En el caso de la primera, para llegar al 100% de energía eléctrica, se requiere seis a siete horas; la carga acelerada demora entre una y dos horas y logra el 80-90%, y la carga rápida en solo 30 minutos llega al 80% de carga.

En términos operacionales, si las recargas de baterías se efectuaran a lo largo de las 24 horas del día no provocaría mayor inconveniente operacional. Si se efectuara en la noche bajo la modalidad de carga lenta, provocaría que la demanda de madrugada resultase más alta de lo que estamos acostumbrados y continuaría siendo manejable. Sin embargo, si la recarga se diera bajo la modalidad de carga acelerada y rápida, el incremento en la demanda en dichos horarios resultaría muy alta, por esto, es necesario contar con un sistema eléctrico altamente flexible que sea capaz de soportar altas tasas de subida y reducción de carga.

Algunos especialistas visualizan que para evitar lo anterior, se deberá implementar cargadores y electrolineras (grifos para recarga de baterías) inteligentes que sean capaces de comunicarse entre sí, de manera tal que permitan coordinar el proceso de carga de múltiples vehículos.

De igual forma que con la incorporación masiva de tecnología renovables de fuente variable como la solar y eólica en los sistemas eléctricos, se requerirá contar con un mercado desarrollado de servicios complementarios.

Preparar el escenario para un impulso de cambio en el sector vehicular y energético no se detendrá y es desafío de todos. Al menos queda tiempo para resolverlo adecuadamente.

 

¿Te fue útil la nota?
2 0
Comparte