Noticias

Nueva planta en Complejo Nehuenco reduce consumo de agua para operación de la central

julio 16, 2017

Iniciativa permite a los ciclos combinados de las unidades 1 y 2 funcionar de la misma manera, pero con la mitad de agua.

Con el objetivo de minimizar el uso del agua y asegurar la disponibilidad operacional durante periodos de escasez hídrica, Colbún puso en marcha una planta depuradora de agua, basada en un sistema de tratamiento y purificación denominado Planta de Osmosis Inversa, tecnología que por primera vez se usa en una central de ciclo combinado.

En los períodos de estrechez, esta iniciativa permite reducir hasta en un 50% el agua utilizada en el proceso de enfriamiento de los ciclos combinados de las Unidades 1 y 2 de Nehuenco. Es decir, permite funcionar de la misma forma, pero con la mitad de agua.

La construcción de la planta definitiva tomó 12 meses y si bien esta tecnología ya se aplica en muchos ámbitos (tales como agua purificada embotellada para consumo humano), es primera vez que se considera en el sistema de enfriamiento de este tipo de centrales de generación.

¿Cómo funciona la planta depuradora?

Las centrales termoeléctricas de ciclo combinado, requieren de agua para la operación de todos sus sistemas, principalmente para refrigerar. En el caso del Complejo Termoeléctrico Nehuenco de Colbún (comuna de Quillota), aproximadamente el 98% del agua que se utiliza se destina para este fin. Esta agua se extrae desde una batería de 18 pozos, que se alimentan de napas subterráneas, ubicada en el complejo.

El agua de estos pozos se almacena en un estanque con capacidad de 3 mil m3. En las situaciones de estrechez hídrica, el agua ingresa al sistema de purificación (tratamiento mediante el proceso de Osmosis Inversa), que elimina los sólidos suspendidos y se remueve los minerales disueltos que están presentes de forma natural en el agua subterránea, lo que permite contar con agua más depurada, reduciendo así la cantidad de agua que se requiere para enfriar.

El agua depurada es almacenada en un nuevo estanque de 3.100 m3 de capacidad, adicional al ya existente, desde donde se abastece al sistema de enfriamiento de Nehuenco, permitiendo una mayor capacidad de almacenamiento y por ende autonomía en caso de emergencia.

El proyecto se originó como una experiencia piloto en el 2015, dado el contexto de sequía que ha presentado la zona del río Aconcagua en los últimos años.

COMPARTIR