Noticias

Proyecto AtaMos Tec abre nueva era en desarrollo solar

enero 22, 2018

Iniciativa científica, que cuenta con la participación de la empresa Colbún, fue lanzada en Antofagasta, con el objetivo de generar tecnología solar propia o adaptada a las excepcionales condiciones de radiación que presenta el Desierto de Atacama.

Con la presencia de autoridades nacionales y regionales, más los representantes de los centros de investigación y de las empresas del sector solar y tecnológico asociados, en el auditorio de las Ruinas de Huanchaca fue presentado oficialmente el  proyecto AtaMos Tec, iniciativa pionera financiada por CORFO, que busca transformar a Chile, y en especial al Desierto de Atacama, en un polo mundial de investigación, innovación y desarrollo de la energía solar.

Específicamente, mediante AtaMos Tec se formará un consorcio nacional e internacional para desarrollar tecnologías solares que obedezcan a las excepcionales condiciones de radiación del Desierto de Atacama, disminuyendo el costo nivelado de la energía solar para el 2025.

Además, se buscará fortalecer una red de proveedores locales de componentes y servicios para plantas solares fotovoltaicas; junto con generarse también estrategias de marketing y comunicación, entre otros aspectos.

Este proyecto, cuyo financiamiento alcanza los 13 mil millones de pesos, cuenta con la participación de Colbún, a través de la Subgerencia de Energías Renovables de la División de Negocios y Gestión de Energía.

“Colbún es una empresa que tiene vocación por crecer, abrirse a nuevas oportunidades de expansión y diversificar sus fuentes de energía. Nuestra participación en el Consorcio AtaMos Tec es un ejemplo de esta visión de compañía, ya que estamos frente a una oportunidad única para impulsar el desarrollo de la industria de energía solar en Chile, colocándonos como país a la vanguardia en esta área”, indicó Juan Eduardo Vásquez, Gerente de la División Negocios y Gestión de Energía de Colbún.

Por medio de AtaMos Tec se plantea además implementar un programa de desarrollo y fortalecimiento de las capacidades locales de I+D+i, lograr transferencia del conocimiento y la formación de capital humano avanzado, profesional y técnico. Lo anterior, incluye también impulsar una comunidad científica nacional articulada para enfrentar el desafío.

Cabe destacar que el consorcio tendrá un periodo de 6 años para lograr sus objetivos.